A la hora de realizar una deducción es imprescindible conocer qué gastos son susceptibles de ello. Teniendo claro estos conceptos se puede conseguir realizar una declaración más favorable sin incumplir ningún tipo de ley o normativa.

Los gastos deducibles

Hay muchos gastos que los autónomos o emprendedores no saben que pueden deducir, estos que se muestran a continuación se pueden desgravar.

Asistencia médica y seguro por enfermedad

En caso de tener contratado un seguro que cubra al autónomo, a su cónyuge o a sus hijos de menos de 25 años si los hubiese, este gasto es deducible en el IRPF. Es importante conocer las limitaciones que tiene para que no haya errores. La limitación hace referencia al gasto, todos los integrantes del seguro deben vivir en la misma vivienda, además no se podrán desgravar más de 500 euros por persona al año (1500 euros para miembros con discapacidad).

Vivienda

En el caso de realizar la actividad laboral desde la vivienda propia, se puede deducir el gasto de suministros dependiendo de las horas que se trabaje. Entre estos se incluyen: hipoteca, teléfono, Internet, agua, electricidad, gas… Lo más común es que se pueda desgravar un 50 % de los gastos. En el caso de ser arrendatario de una vivienda, solo se podrá deducir en el IRPF.

Dietas

Hace un tiempo que se puede incluir en la declaración el gasto de comidas con clientes. Como en los otros casos, se tendrá que demostrar. Para deducir las dietas hay que tener en cuenta que se tendrán que guardar todas las facturas correspondientes.

Además, el importe de las mismas cuenta con una limitación monetaria que varía en función del país donde se vaya a realizar el desembolso:

– España: 26,67 € si no se hace noche y 53,34 € en caso contrario.

– Extranjero: 48,08 € sin dormir en el lugar y 91,35 € si se hace noche.

Vehículos

Los gastos de un vehículo particular se pueden deducir hasta un 50 % de IVA, si se usa para el transporte de viajeros o de mercancía puede llegar hasta un 100 %. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en el caso del IRPF solo se podrá desgravar si se demuestra que el vehículo se utiliza solo para la actividad laboral, en ese caso, la cifra es de 0,19 céntimos de euro por kilómetro.

Viajes

Se pueden deducir todo el desembolso que se haga en un viaje por motivos profesionales y que afecte al transporte público y al alojamiento. Habrá que justificar que esos viajes que se han realizado están relaciones con la actividad laboral del autónomo. Para ello, resulta necesario e imprescindible presentar las correspondientes facturas, así como realizar el pago de manera electrónica.

El ahorro de gasto es posible

En definitiva, los autónomos pueden realizar la deducción de una serie de gastos habituales. Para ello, es necesario realizar una correcta gestión de las facturas y las formas de pago de todos ellos. Para llevarlo a cabo lo mejor es contar con una empresa especializada, no dejes pasar ningún tipo de gasto deducible y cuenta con nosotros para que te ayudemos.