El IVA es uno de los impuestos más conflictivos para empresas y autónomos. Pero su gestión se complica aún más cuando una compañía adquiere productos o servicios fuera de su propio país. El IVA soportado en el exterior exige conocer algunas particularidades si se quiere conseguir la deducción total del impuesto.

Requisitos para la deducción

Aunque la gestión para conseguir deducirse el IVA en el extranjero es distinta, los requisitos que los gastos deben cumplir son muy similares a los realizados en España.

1. Solo los autónomos y las empresas pueden deducirse el IVA, y los bienes o servicios adquiridos tienen que tener relación con su actividad profesional.

2. Únicamente se conseguirá la recuperación del impuesto para compras deducibles en el país de origen. Es decir, los gastos deben cumplir la normativa del país donde se realizó la operación.

3. Se deben conservar las facturas o justificantes que acrediten el gasto realizado en otro país.

Gestión del modelo 360

Para la deducción del IVA soportado en España, se presenta el modelo 303 en las declaraciones trimestrales a la Agencia Tributaria. Sin embargo, el gasto realizado por una empresa o autónomo en el extranjero no puede deducirse de la misma forma. En ese caso, se debe presentar el modelo 360, que únicamente se puede completar a través de la sede electrónica de la Agencia Tributaria.

Cumplimentar esta solicitud es sencillo, pues únicamente exige los datos del comprador y del proveedor, además de la información de la factura y una copia del documento (de ahí la importancia de conservarlos).

Además de rellenar la solicitud, conviene tener en cuenta algunos requisitos para asegurar la devolución:

1. Se puede solicitar la deducción hasta el 30 de septiembre del año siguiente de la factura.

2. El importe mínimo a solicitar debe ser 50 euros, se pueden juntar tiques de menor importe si la suma de estos es igual o superior a dicha cantidad. Si la cuantía está entre 50 y 400 euros, solo se puede presentar el modelo 360 anualmente. Si el importe es mayor de 400 euros, se puede presentar trimestralmente.

3. Se debe realizar una solicitud para cada país en el que se haya realizado una compra.

La deducción en países extracomunitarios

Pero, además de esto, es importante tener en cuenta que la deducción del IVA soportado mediante el modelo 360 solo es válida para los gastos en la Unión Europea. Fuera de estas fronteras, solo se podrá conseguir la recuperación del impuesto por compras en países con acuerdo de reciprocidad con España. Es el caso, por ejemplo, de Canadá, Suiza o Japón.

En este caso, lo más recomendable es contar con asesoramiento profesional, ya que el proceso es más complejo y conviene contar con ayuda experta.

La espera hasta la recuperación del dinero

Una vez realizados todos los trámites, solo queda esperar la devolución del importe. En general, la resolución puede tardar cerca de cuatro meses, aunque puede ser más tiempo si se requiere información adicional.

Los requisitos para conseguir recuperar el impuesto en el exterior pueden ser complejos en ciertas circunstancias. Por ello, hay empresas dedicadas a la gestión del IVA que facilitan esta labor a empresas y autónomos.